sábado, 21 de febrero de 2009

CARNAVAL COTIDIANO





Esto va dedicado a ese…
que con movimiento autómata se viste
con el disfraz gris todas las mañana antes de salir de casa…

Esto va dedicado a ese…
que se pone la máscara de otro día más…
Esa que tapa los ojos que trabajarán sin parpadear…
Durante… horas y horas…

Esto va dedicado a ese…
Que se coloca la capa que cubre al ser que lleva dentro…
A ese, al que no le dedica mucho tiempo…
A ese, que llega a convertirse en un extraño…

Esto va dedicado a ese…
Que cambia su disfraz cuando llega a casa…
Porque ahí…
Comienza su segundo trabajo…

Esto va dedicado a ese…
Que a pesar de todo…
Intenta disfrutar con cada uno de los disfraces de su día…

Esto va dedicado a ese…
Que cuando se desnuda…
Cuando nada cubre su cara…
Comienza a vivir su Carnaval cotidiano…

5 comentarios:

Gizela dijo...

A muchos has dedicado este bello texto, por demás genial como siempre.
Muchas mascaras se consiguen en la tienda existencia.
Hay para todos los gustos y todas las intenciones.
Yo me quedo con la mascara del desnudo de alma, y sonrisa franca.
Un beso y feliz fin de semana.
Gizz

BITÁCORA SANJUANERA dijo...

Que bonito, he podido distinguir mi máscara varias veces en este post. Muy acertado, es precioso.

Saludos y besos.

Rio Oria dijo...

Me ha gustado mucho tu texto, las mascaras son estupendas para tapar "las miserias" y si además hay capas, ni te cuento.
Besos. Olalla.

Liz dijo...

Que triste y que aburrido tener que cargar con una máscara todo el tiempo, aunque se tengan de quita y pon.
Un texto de lo más acertado y estupendo.

Buen día!
Un beso

Anónimo dijo...

Un besito cuñadita Encarna!!

Ja, ja ,ja....