martes, 11 de noviembre de 2008

Fantasma sin experiencia busca casa donde asustar




Agapito Rodríguez se echó las cadenas al hombro y salió por la puerta.
El curso en el nº 23 de la calle La Pasión había terminado.
Cien años para conseguir el diploma.
Pero por fin era libre.

Llevaba el título debajo de su sábana.
Lo suyo le había costado.
Un siglo teniendo que asustar a la misma familia.
Ya aburría.

Ahora sí que era un fantasma de verdad.
Ahora sí que podría decidir el lugar donde vivir.
Ahora sí que tendría la oportunidad de elegir a quién asustar.

En todo este tiempo había tenido la ocasión de ser testigo de los
diferentes avances que habían ocurrido durante ese siglo.
Entre ellos el que más le había fascinado era el mundo
de la informática.
Cuando descubrió Internet, Agapito Rodríguez
viajó por el mundo.
Contactó con personas de diferentes países.
Y todo ésto
sin salir del nº 23 de la calle La Pasión.

Así que cuando se licenció lo tenía muy claro.
La elección para su nueva casa
ya tenía nombre y apellidos. Incluso dirección.
Sería alguna donde viviera uno de los blogers
con los que había mantenido contacto.

Image Hosted by ImageShack.us


Nota para Blogers:
Cuidado, igual sin saberlo conoces a Agapito Rodríguez y decide ser tu inquilino…

14 comentarios:

BITÁCORA SANJUANERA dijo...

jajajaja... ¡Qué bonita historia! Lo pones de una manera que a una le dan ganas de adoptar al fantasmita, pero no, gracias, prefiero seguir durmiendo tranquila.

Saludos y besos. Todo un placer leerte.

Mina dijo...

jiji, qué buena la historia. Con lo que me gustan a mí de fantasmas...mándalo pa Tarragona, a ver si se saca otro diploma de ésos.
Saludos

Anónimo dijo...

Me ha gustado la historia, bonita y divertida.

Ya era hora que colgases algo que no fuese triste.

Un besito anonimo.

Pipilota dijo...

Vaya, tendré que ir pensando en poner el internete del demoño en casa a ver si se anima Agapito a venirse conmigo ;P

Chula historia, me apetecía hoy un cuento fantasmal ^-^

Arcángel Mirón dijo...

Uff, yo tengo fantasmas personales, decile a Agapito que ni se le ocurra aparecer por acá!

:)

caselo dijo...

Amo los fantasmas, los duendes. las hadas y las brujas. Mágica tu historia amiga, como siempre.

Un abrazo

Carlos Eduardo

TOROSALVAJE dijo...

Me gusta la historia, me gusta como las has escrito y me gusta además la metáfora.

Besos.

Gizela dijo...

JAJAJA!!!
Eres genial, no me canso de repetirlo.
Muy buena historia.
No me importaría compartir con tu fantasma Agapito, a lo mejor me enseña a escribir historia como tú
Un beso grande

José Ignacio dijo...

Ya me parecía a mi que en la red hay bastantes fantasmas.
Hasta pronto

Liz dijo...

igual si adopto a Agapito el resto de fantasmas se desvanezcan... sería una buena opción después de todo.
Un beso.

mi despertar dijo...

La historia genialmente GENIAL Como siempre escribidora blogger muy bueno
Besos

Ricardo Tribin dijo...

Escritora,

Con el nombre de Agapito ya la historia se hace simpatica como tu las has desarrollada con este fantasma buscador. Sera pariente de Gasparin?

Un abrazo grande..

Alicia María Abatilli dijo...

Eso que se venga a mi país Agapito, anda un poco triste por ahi si intenta un susto puede llegar a darle luz otra vez.
Un abrazo.
Aicia

dulce dijo...

Me da tanto asombro ver como saltas de la pasón a la ternura; del recuerdo al cuento y a la fantasía. A veces me siento sola... ojalá me quiera visitar el fantasmita...