jueves, 14 de febrero de 2008

LAS RUTINAS


Hay a mucha gente a quien ésto le sonará a aburrido.
A desencadenante de rupturas de pareja…
A tedioso
Planificado…
A gris…

A mí, no.

Creo que LAS RUTINAS puedan estar llenas de colores, de amistad, de sorpresas, de alegrías…

Por eso…

Tengo rutinas “de conexión”. Como las conversaciones con mi primo. Tiene 19 años, y en cada una de ellas aprendo mucho más de la vida que con cualquier persona que le dobla la edad (Como en este caso la que escribe)

Tengo rutinas de “llamadas de hermanas” . A horas determinadas. Cuando cada una ya ha acabado su trabajo. Son tres, así que la conversación está asegurada. Qué miedo el día que hablemos las cuatro a la vez por teléfono JA, JA
Y con mi madre… para hacer el quinteto…

Tengo rutinas “de amor”. Con notas en papel (de ida y vuelta). Que riegan la “planta” de la relación cada día… Y que ganan con creces a cualquier regalo que alguien hace por “obligación” a su pareja. (Aunque los regalos no son incompatibles JA, JA)

Tengo rutinas con “mi amiga y hermana adoptada”. Encuentros en día de jueves después de mis viajes… (Menos hoy… que está enferma).
Momentos en que las dos nos transmitimos nuestras inquietudes semanales. Y nos quedamos… después… totalmente liberadas…

Tengo mi rutina mensual (si ninguna circunstancia no lo impide) “de partida de mus” en sábado. Con esos AMIGOS que son como dedos de una mano.

Ahora ya, tengo hasta rutinas de viajes por blogs a los que sigo… Aunque no deje normalmente comentarios…

Y podría seguir…Pero implicaría “desnudarse” demasiado y tampoco es cuestión.

Tengo la suerte de disfrutar de una “agenda de rutinas” … que me llenan… que me hacen ser feliz y sobre todo porque las comparto con la gente que quiero…

Y todo ésto no es incompatible con que me gusten las sorpresas (darlas y recibirlas). Con que me alegre por los momentos improvisados… Y más…

A mí queda claro que me gustan LAS RUTINAS ¿Y a ti?

11 comentarios:

Miguel dijo...

Somos animales de costumbres, nos guste o nos nos guste. Pero esto ni es malo ni es bueno, depende de, primero, si esas costumbres/rutinas nos las imponemos nosotros porque nos gustan, porque así lo queremos, porque son fruto de nuestra corta libertad o, segundo, de si nos las imponen, o lo hacemos nosotros mismo pero porque nos vemos obligados.
Un beso

Anónimo dijo...

¿Ves como las rutinas no son malas? A parte de que dan equilibrio y estabilidad, no tienen porque ser malas, no estoy de acuerdo con el significafo peyorativo que solemos aplicar a esta palabra. Sobre todo cuando lo que se comvierte en rutina, es tan divertido como las que tu y yo tenemos.

Anónimo dijo...

Como bien dices, escritora-a-la-carta, hay rutinas y rutinas.
Rutinas buenas (como la de irme a esquiar todos los fines de semana), rutinas no tan agradables(como la de ir a Madrid cada 15 días), pero en mi vida las necesito.
Necesito este orden que conllevan. Qué le voy a hacer!
Besazo... ya, aunque aquí no toque... felicidades por tu magnífico blog!

¿Escritora o escribidora? dijo...

Hola a los tres,
Que imagino quienes soy cada uno... ;-)
Desde luego que hasta las rutinas "impuestas" creo que son necesarias en nuestras vidas.
¿Qué sería de la sociedad si existiera el libre albedrío?
Un aunténtico caos.
Y gracias por compartir conmigo vuestras rutinas y muchas cosas más...

muchadela torre dijo...

Soy como vos..rutinariamente soñadora. Gracias por tus bellas palabras y cuento con vos como amiga

Anónimo dijo...

Rutina? Eso es una palabra para mí totalmente peiorativa, pero tú la has convertido una vez más como todo lo que escribes en una palabra llena de sentimientos. Un beso para la mejor escritora.

Alicia María Abatilli dijo...

Has quitado la connotación negativa de la palabra rutina. Esas que tú dices son las que yo amo, casi, casi coincidimos en las mismas.
Es excelente este post.
Te dejo un abrazo.
Alicia

Anónimo dijo...

Al leer estas palabras me he dado cuenta de que la palabra rutina no es mala, todo lo contrario.
Yo hasta hace poco tiempo no podia oir esa palabra hasta tal punto que llevo unos años intentando no hacer nada que se convierta en rutina. Pero despues de haber leido esto, me he puesto a pensar en cuales son mis rutinas ultimamente y me dado cuenta que casi no tengo ninguna y que encima las hecho de menos, como es la vida eh!?, siempre queremos lo contrario a lo que tenemos......

caselo dijo...

Pienso que en cada rutina también hay una sorpresa; el hecho de que sean circunstancias habituales, no le quitan nada del encanto que producen esos reencuentros del alma. Entonces me declaro ferviente fanático de esas rutinas que se convierten en verdaderas celebraciones de los sentidos y dejan una sonrisa dibujada en el rostro. Un saludo de un rutinario colombiano,

Carlos Eduardo Rojas

Anónimo dijo...

Hola de nuevo escribidora, digo esto por hace unos días ya escribi referente a esta lectura.
El motivo de este nuevo escrito es hacerte una petición.
Se que quieres que las peticiones te las hagamos desde aqui, pero me vais a tu y todos tus lectores, ya que la petición de lo que quiero te la voy a hacer por email, todavia me da un poco compartir con todos mis cosas personales pero no os preocupeis a en la proxima petición lo intentare.
Muchas gracias por entenderlo.

Anónimo dijo...

Hola de nuevo soy el anonimo de antes, el que tiene una petición para hacer. Como habeis podido leer en mi comentario anterior, me he comido un montón de palabras, lo siento esto me pasa por intentar escribir rapido.